Revista Ortomolecular

El mensaje de las células

Ozonoterapia

Es evidente que la ozonoterapia resulta ser a la luz de los resultados, un sistema terapéutico digno de ser tenido en cuenta por la linealidad ortodoxa que permanece impávida ante la elocuencia del método. Poco a poco la maravillosa molécula va ganando su lugar prestigiándose entre los modelos alternativos e integrativos. Es indudable que la ceguera convencional, no le ha permitido llegar mucho antes a un lugar de privilegio en la medicina académica. El uso de dosis adecuadas genera una ausencia total de complicaciones, la bibliografía desarrollada a lo largo de la historia del noble gas, pone certezas sobre esta afirmación. En este capitulo se desarrolla ampliamente su historia, mecanismos de acción, indicaciones y contraindicaciones, así como también las condiciones ambientales donde se debe realizar la práctica, para seguridad del profesional y del paciente.

Breve historia:
En 1785 el físico holandés Martin van Marum descubrió trabajando con electricidad, que un chispazo que atravesó el ambiente, dejó como residuo gaseoso, una sustancia con un olor característico, y que se comportaba como un potente oxidante. Si ese fue el comienzo de la historia, no lo sabremos con certeza, pero es el comienzo mas documentado. En 1885 aparece el «Medical application of Ozone» publicado por la Florida Medical Association y cuyo autor Charles J. Kenworthy, prueba que el Ozono era usado de manera regular en EUA antes de 1885, lo cual antecede al PURE FOOD AND DRUGS ACT de 1906. En noviembre de 1892, la revista Lancet publico un artículo describiendo la administración de Ozono para el tratamiento de la TBC.

En 1900, el premio Nobel Nicola Tesla, funda la «Tesla Ozone Co» para fabricar generadores de ozono para uso medico, lo cual favoreció la expansión de la ozonoterapia.

En 1910, son ampliamente comercializados en EUA bajo diferentes marcas y configuraciones, generadores de ozono con tecnología Tesla a base de la generación de Rayos UV. 1914-1918 1ra guerra mundial. El Dr Otto Wolff, cirujano en jefe de los Servicios Médicos del Ejército Alemán, extiende el uso del ozono para el tratamiento de las heridas de guerra infectadas, obteniendo resultados superlativos en gangrena gaseosa.

En 1929 aparece el libro «Ozone and its therapeutic action». Escrito en 400 paginas por jefes de departamentos de centros de Investigación yHospitales varios que lo utilizaban regularmente.

En 1931 el Dr. Otto Warburg obtiene el premio Nobel por sus estudios sobre el Cáncer la Oxidación y las enzimas respiratorias. Descubre que las células cancerosas aparecen en entornos mal oxigenados y que son deficientes en enzimas antioxidantes.

En 1932 en EUA el Dr. Simmons, presidente de la AMA(American Medical Association) propone eliminar toda aplicación de terapias como el ozono que compitan con fármacos. Las investigaciones realizadas en el siglo XIX sobre las propiedades del ozono mostraron que es capaz de reaccionar con la mayoría de sustancias orgánicas e inorgánicas hasta su oxidación completa, es decir, hasta la formación de agua, óxidos de carbono y óxidos superiores.

En relación con su reactividad frente a las sustancias biológicas se estableció la influencia selectiva del ozono sobre las sustancias que poseen enlaces dobles y triples. Entre estas se relacionan las proteínas, los aminoácidos y los ácidos grasos insaturados, que forman parte de la composición de los complejos lipoproteicos del plasma y de las capas dobles de las membranas celulares. Las reacciones con estos complejos es la base de los efectos biológicos de la ozonoterapia y tienen un significado en la patogénesis de diferentes enfermedades.

Sus mecanismos de acción están ligados a la producción de cuatro especies fundamentales, al reaccionar con fosfolipidos de membrana: ozónidos, aldehídos, peróxidos, peroxido de hidrogeno(H2O2). Su interacción será mayoritariamente con sustancias con dobles ligaduras presentes en células, fuidos o tejidos. También interacciona con moléculas de ADN y restos cisteìnicos de las proteínas.

Los cambios reológicos se pueden explicar por sus efectos en: a) la reversión de la agregación eritrocitaria de las enfermedades arteriales oclusivas (mejora las cargas eléctricas transmembrana y los valores de ATP titular). b) Incrementa la flexibilidad y plasticidad eritrocitaria. c) Favorece el transporte y entrega de oxígeno titular. Los efectos sobre la deformación de los eritrocitos y sobre el metabolismo del eritrocito son relevantes en las acciones del ozono sobre el sistema circulatorio. Como resultado se produce un incremento neto en el mejoramiento del transporte de oxígeno a los tejidos.

El efecto neto es similar al que se logra con un entrenamiento físico por lo cual no es apropiado considerarlo una práctica donante. El incremento en la velocidad de glicólisis del eritrocito se manifiesta tras un ciclo de ozonoterapia, al constatarse un aumento de la Presión Parcial de Oxígeno (PPO2) en sangre arterial y al mismo tiempo una disminución de la PPO2en sangre venosa. 

Esto sucede a causa de un ligero descenso del pH intracelular (efecto Bohr) o un aumento de las concentraciones de 2,3-difosfoglicerato. Al reaccionar el ozono de manera inmediata con la bicapa lipídica; genera peróxidos de cadenas cortas, que penetran al eritrocito e influyen directamente en  su metabolismo, derivándose una secuencia funcional de pequeño y controlado estrés oxidativo, que determinará finalmente el aumento de los sistemas antioxidantes. Los POL durante este periodo actúan como factores estresantes sobre la médula ósea, y estos estímulos frecuentes producen adaptación de la eritrogénesis al estrés del ozono, con regulación al alza de enzimas antioxidantes.

Los eritrocitos de nueva generación poseen una actividad G-6PD mayor que la de los viejos, por lo cual se les ha denominado “super hematíes”.En consecuencia, un paciente con isquemia crónica en un miembro que se someta a la ozonoterapia podrá mejorar gracias a la formación de cohortes de eritrocitos cada vez más capaces de aportar oxígeno a sus tejidos isquémicos.

De la misma manera, el 2,3 difosfoglicerol (2,3DPG), derivado del aumento del proceso glicolítico, es un inhibidor directo de la afinidad de la Hb por el Oxígeno, facilitando el desprendimiento de éste de la Oxihemoglobina: HbO2 +2,3 DPG>>>>> Hb + O2, desviación a la derecha de la curva de disociación de la Hgb.

La acción reparadora del ozono ha demostrado ser capaz de recuperar la pared interna de los pequeños vasos sanguíneos, y una constatación de esta realidad son los excelentes resultados publicados en un ensayo clínico aleatorizado, en el “European Journal of Pharmacology” (2005), donde las recuperaciones de úlceras en pacientes diabéticos son altamente significativas.

También se ha podido demostrar el efecto beneficioso de este gas sobre otro elemento, el óxido nítrico, crucial en mantener a niveles óptimos de vasodilatación, y por lo tanto el flujo de sangre a nivel de todo el organismo.

Ozono y sistema inmune
El sistema inmune humano está caracterizado por respuestas celulares ó humorales. Todas ellas pueden ser reguladas por el ozono. Distintos estudios de investigación han demostrado que la ozonoterapia tiene una acción inmunomoduladora, a través de la síntesis o liberación de citrinas inmuno-estimuladoras o inmunosupresoras.

Todas ellas se auto-regulan entre sí, por lo que la  producción de citrinas no sobrepasará valores más allá de los necesarios, una vez que se activen los elementos contra-reguladores. Se han reportado resultados satisfactorios al aplicar ozonoterapia, tanto a pacientes con afecciones caracterizadas por una respuesta inmunológica exagerada (caso enfermedades auto inmunes), así como a otros con déficit en sus funciones inmunológicas.

La acción inmunológica del ozono sobre la sangre está dirigida,  fundamentalmente, sobre los monocitos y sobre los linfocitos T, los que una vez inducidos, liberan pequeñas cantidades de prácticamente todas las citrinas, por lo que la liberación se producirá de manera endógena y controlada. Esta regulación está dada porque el ozono actúa como un potenciador del sistema inmunológico al activar los neutrófilos y estimular la síntesis de algunas citocinas.En la regulación intervienen ciertos factores transcripcionales (Ej.: NFK-β) que,   favorecen los procesos de transcripción y transducción a nivel ADN, actuando como promotor de este sitio (o serie de bases nitrogenadas) por donde ocurre la transcripción directamente de ADN a ARN), para conducir al incremento o supresión en la síntesis de alguna citocina en particular, llámese pro-inflamatoria o anti-inflamatoria.

La optimización de los sistemas oxidantes y antioxidantes del organismo es uno de los efectos biológicos  fundamentales de la interacción  sistémica de la ozonoterapia, que se realiza a través de la influencia en las membranas celulares y consiste en la normalización del balance de los niveles de productos de la peroxidación de los lípidos y el sistema de defensa antioxidante. En 1998 aparecieron los primeros trabajos experimentales que dilucidaron el llamado pre-condicionamiento oxidativo.

La actividad antiviral, incluye los daños en la cápside, oxidación de la envoltura lipídica, modificaciones en la estructura que impiden la unión al receptor y la penetración en una nueva célula. La acción antiviral es observable en concentraciones inferiores a la acción bactericida. Esto se debe a que los virus tienen menor complejidad estructural en las paredes que las bacterias.

Efectos sobre el dolor
El ozono tiene un mecanismo de acción dual: analgésico y antiinflamatorio. Actúa sobre diversos blancos:
1) Una menor producción de mediadores de la inflamación.
2) La oxidación (inactivación) de metabólicos mediadores del dolor.
3) Mejora de la microcirculación sanguínea local, con una mejora en la entrega de oxígeno a los tejidos, imprescindible para la regeneración de estructuras anatómicas; la eliminación de toxinas y de manera general a la resolución del disturbio fisiológico que generó el dolor.

El efecto antiinflamatorio del ozono se basa en su capacidad para oxidar compuestos que contienen enlaces dobles, entre ellos el ácidoaraquidonico y las prostaglandinas, sustancias biológicamente activas que se sintetizan a partir de dicho ácido y que participan en grandes concentraciones en el desarrollo y en el mantenimiento del proceso inflamatorio.

Efecto bactericida
El ozono es capaz de matar a todos los tipos conocidos de bacterias grampositivas y gramnegativas, incluyendo la Pseudomona aeruginosay la Eschericea coli. Los efectos desinfectantes locales, antiviral y antibacterianos del ozono por tanto, se deben a su capacidad germicida, básicamente a su alta capacidad oxidante sobre las paredes bacterianas. Este hecho lo convierte en un germicida general de amplio espectro ante el cual no actúan los mecanismos clásicos de resistencia microbiana. Si bien en un principio se pensaba que fisiológicamente la generación de H2O2 era la responsable de eliminar los microrganismos, se han lanzado nuevas hipótesis basadas en que las concentraciones fisiológicas de H2O2 son muy bajas para realizar este efecto. Se señala que el H2O2 es solo un intermediario en la formación de agentes con mayor potencia. El efecto bactericida del ozono en la flora grampositiva de heridas supurantes y de úlceras tróficas, se
hace más efectivo cuando se constata cada vez más una alta resistencia de los microbios ante los antibióticos habituales. Esto le convierte en un tratamiento de elección en estas patologías.

 

 

Es interesante destacar que en el 2003 se descubrió que el ozono puede ser generado in vivo en neutrófilos activados. Este descubrimiento es de notable repercusión ya que demuestra que esta sustancia tiene un papel fisiológico, no solo como agente bactericida sino que podría formar parte de los mecanismos fisiológicos de amplificación de la inflamación y la activación de genes asociados.

 El O3 es considerado como el mayor germicida existente en la naturaleza al ponerse directamente en contacto con virus y bacterias, en tratamientos locales de heridas y en aguas contaminadas, por tener una acción oxidante directa sobre los microorganismos, y se utiliza como agente antiséptico.

Además, interactúa con compuestos orgánicos insaturados durante la ozonolisis, lo que favorece su acción antimicrobiana.

 

La actividad antiviral, incluye los daños en la cápside, oxidación de la envoltura lipídica, modificaciones en la estructura que impiden la unión al receptor y la penetración en una nueva célula. La acción antiviral es observable en concentraciones inferiores a la acción bactericida. Esto se debe a que los virus tienen menor complejidad estructural en las paredes que las bacterias.

Efectos sobre el dolor
El ozono tiene un mecanismo de acción dual: analgésico y antiinflamatorio. Actúa sobre diversos blancos:
1) Una menor producción de mediadores de la inflamación.
2) La oxidación (inactivación) de metabólicos mediadores del dolor.
3) Mejora de la microcirculación sanguínea local, con una mejora en la entrega de oxígeno a los tejidos, imprescindible para la regeneración de estructuras anatómicas; la eliminación de toxinas y de manera general a la resolución del disturbio fisiológico que generó el dolor.

El efecto antiinflamatorio del ozono se basa en su capacidad para oxidar compuestos que contienen enlaces dobles, entre ellos el ácidoaraquidonico y las prostaglandinas, sustancias biológicamente activas que se sintetizan a partir de dicho ácido y que participan en grandes concentraciones en el desarrollo y en el mantenimiento del proceso inflamatorio.

Ozonoterapia en patología de columna
Poderosa herramienta de tratamiento de una patología devastadora de horas laborales. El uso de las infiltraciones de O2/O3 para tratar patología músculoarticular està cada vez está más extendido. C. Verga fue el primero en describir las aplicaciones de ozono intramuscular, a nivel paravertebral y en los puntos gatillo, en pacientes con lumbalgia crónica. Posteriormente, en la década de los 90, se extiende su uso para tratar poliartritis aguda y crónica (cadera, rodilla, articulación sacroiliaca, interfalángicas), tendinitis, epicondilitis, síndrome del túnel carpiano y dolores miofasciales (9).

 

A pesar de su uso cada vez más frecuente, los niveles de evidencia (a excepción del tratamiento de la hernia discal) son escasos, posiblemente por limitación casi exclusiva de su uso en el ámbito de la medicina privada. Carmona realizó una revisión sistemática en el año 2006 sobre la efectividad de la ozonoterapia en las enfermedades reumáticas en general, concluyendo que no existen ensayos clínicos de calidad, que la mayoría de los trabajos están publicados en revistas de bajo impacto y que la metodología entre los distintos estudios es muy variable. Pero aunque los ensayos clínicos sean escasos, sí hay trabajos científicos menores ilustrando el empleo del ozono infiltrado como analgésico-antiinflamatorio en diversas patologías del aparato locomotor.

Sin duda, la mayor cantidad de trabajos publicados se centra en el uso de la ozonoterapia para el tratamiento de la hernia fiscal, tanto a nivel cervical como lumbar. Generalmente, el tratamiento de las hernias cervicales es más conservador que el de las lumbares, y su mayor complejidad hace que muchos menos pacientes sean derivados a cirugía. En este contexto el interés de las infiltraciones intradiscales o paravertebrales de oxígeno/ ozonoterapia tiene una relevancia especial, y los efectos analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares de la ozonoterapia en la patología cervical han sido descritos (23,24).

Moretti y su grupo realizaron un ensayo clínico comparando la efectividad de la ozonoterapia con la de la mesoterapia en pacientes con dolor cervical, parestesias de miembros superiores (uní o bilaterales), vértigo periférico y cefalea. Se reclutaron 152 pacientes con hernias, protrusiones o cervicoartrosis, 76 de los cuales fueron tratados con infiltraciones de O2/O3 a nivel muscular paravertebral, en los trapecios y en los elevadores de la escápula; a los otros 76 pacientes se les aplicó tratamiento con mesoterapia antiinflamatoria.

Las diferencias fueron estadísticamente significativas a favor del grupo tratado con oxígeno-ozono, con un 78 % de resultados calificados como buenos u óptimos, frente a un 56,25 % en el grupo de la mesoterapia (25). En cuanto a las infiltraciones intradiscales a nivel cervical, también demostraron ser eficaces, según un trabajo publicado por Yue Yong Xiao y colaboradores. Se hizo una evaluación retrospectiva de 86 pacientes con espondilosis tratados con infiltraciones guiadas por tomografía, de los que 37 sufrían de mielopatía, 30 presentaban radiculopatía y 19 tenían sintomatología de tipo simpático.

Las indicaciones para el tratamiento fueron el presentar cervicalgia con patrones de irradiación braquial, el tener pérdida de sensibilidad, hormigueo, entumecimiento, debilidad muscular o deficiencia de los reflejos tendinosos profundos; también se incluyeron pacientes con electromiografía u otras pruebas de conducción eléctrica positivas, y todos habrían de ser refractarios a tratamiento con las terapias conservadoras al menos durante 12 semanas.

Se descartaron los pacientes con estenosis ósea de canal, osificación del ligamento longitudinal posterior o malasia espinal. El tratamiento con ozonoterapia resultó ser excelente, bueno o pobre en el 78 %, 16 % y 6 % de los casos, respectivamente, según se registró con el métodoMcNab modificado (26).

En patología lumbar la cantidad de trabajos es extensa. Los resultados positivos, junto con la seguridad de la técnica y las altas tasas de fracaso posquirúrgico, hacen que cada vez más autores consideren de primera elección lostratamientos conservadores con ozonoterapia, sea paravertebral o intradiscal.

En 2004, Buric y su grupo hicieron un seguimiento prospectivo durante 18 meses de 104 pacientes conprotrusiones discales, encontrando mejorías en el dolor y la capacidad funcional en la mayoría de la muestra; se hicieron mediciones del volumen discal y se observó que a los 5 meses un 22 % de las protrusiones no habían cambiado de volumen, un 41 % se habían reducido y un 37 % habían desaparecido (31).

Los resultados indicaban que la técnica era efectiva en el tratamiento de las protrusiones, aunque según otro estudio posterior del mismo equipo, la efectividad no fue superior a la de la microdiscectomía (32). También respecto a lasprotrusiones discales, He Qing y colaboradores, con una muestra de 602 pacientes y 1.078 discos intervenidos, concluyeron la idoneidad del tratamiento con ozonoterapia como de primeraelección después de fallar técnicas más conservadoras. Al comparar la ozonoterapia con otras técnicas microinvasivas, estos autores consideraron que se trataba de una técnica efectiva, segura, mínimamente estresante para el paciente y fácil de realizar (33). 

Previous
Next

Resultados igualmente positivos obtienen Castro y su equipo, en un estudio observaciones prospectivo en el que trataron a 41 pacientes con infiltraciones simultáneasintradiscales, epidurales y perirradiculares. Se excluyeron enfermos con hernia fiscal con fragmento libre y déficit neurológico mayor asociado. La evolución fue muy positiva (según la EVA y el test de Lattinen) desde el primero al último de los registros posbasales (a los 30 días y a los 6 meses, respectivamente), y el grado de satisfacción fue calificado como bueno por el 85,4 % de la muestra (34).

En el año 2006 se publicó otro ensayo clínico aleatorizado comparando la efectividad de la infiltración paravertebral muscular de O2/O3 con la de esteroides epidurales en pacientes refractarios a los tratamientos convencionales (esteroides y miorrelajantes). Fueron tratados con esteroides epidurales 171 pacientes y a 180 se le realizaron infiltraciones paravertebrales de oxígeno/ozono.

El porcentaje de complicaciones fue del 0,064%, por lo que el tratamiento se consideró seguro y eficaz (37). Alrededor de un 80 % de la población en países occidentales experimentará al menos un episodio de lumbalgia a lo largo de su vida, y en el 55 % de estos habrá un dolor radicular asociado (38).

El síndrome de cirugía fallida de espalda oscila entre un 15 y un 20 %, lo que lleva a proponer tratamientos más conservadores y menos invasivos, como la ozonoterapia, cuya efectividad parece oscilar entre un 65 y un 80% sugiriendo que un mínimo cambio en el volumen fiscal se puede traducir en un gran cambio clínico (39). A estas ventajas hay que sumarles las que tiene sobre los esteroides:
1.- El ozono no debilita los tendones ni los ligamentos.
2.- No provoca arroparía por cristales.
3.- No genera fenómenos destructivos articulares.
4.- No puede provocar jamàs necrosis vascular, mejor aùn, esta se presenta como una indicación.
5.- Se puede infiltrar en campos infectados.
6.-No interfiere con otras patologías mèdicas.
7.- No hay limite en el nùmero de aplicaciones.
8.- Es económico.

A las tres semanas de seguimiento, la mejoría fue estadísticamente significativa a favor de los pacientes tratados con ozonoterapia (remisión total o casi total del dolor en el 88,2 %, frente al 59 % en el grupo de los esteroides), y a los seis meses la evolución fue excelente o buena en el 77,1 % de los pacientes tratados con ozonoterapia, frente al 47,3 % de pacientes tratados con esteroides (35).

Recientemente se realizó un ensayo clínico para evaluar la efectividad de las infiltraciones paravertebrales de oxígeno/ozono en el tratamiento del dolor lumbar agudo con hernia discal. Aunque la mayoría de los trabajos publicados se refieran a las técnicas intradiscales, la realidad es que esta técnica, por su seguridad y simplicidad suele ser la más empleada en la práctica clínica. Se reclutaron 60 pacientes  que fueron aleatorizados en dos grupos; a uno se trató con infiltraciones reales y en el otro estas fueron simuladas.

También se deberán tener en cuenta las fibrosis epidurales, los desgarros perineurales, las adherencias nerviosas, las limitaciones de la biomecánica por fibrosis y espasmos de los músculos paravertebrales y los síndromes miofasciales asociados (40). En este contexto, las infiltraciones con O2/O3, tanto a nivel paravertebral profundo y de los puntos gatillo de la musculatura relacionada, como la nucleolisis percutánea con ozono, son técnicas en auge debido a su inocuidad, efectividad, facilidad de ejecución y bajo coste. Andreula y colaboradores (41), al comparar la nucleolisis con ozono con la nucleolisis enzimática, concluyen que, siendo los resultados clínicos similares, el tratamiento con ozonoterapia sería de primera elección debido a las siguientes ventajas:
1.- No existe la posibilidad de que se den reacciones alèrgicas o anafilàcticas.
2.- Posibilidad de repetir el tratamiento las veces que se crea necesario.
3.-Menor riesgo de infecciones, debido a las propiedades germicidas del ozono.
4.- Uso de agujas mas finas y por lo tanto menos traumática.
5.- Menor morbilidad. 

Se hizo un seguimiento a los 15, 30, 90 y 180 días tras el registro basal. Se observó que en los pacientes tratados mejoraron significativamente el dolor y la limitación funcional (p < 0,05), necesitando menos medicación analgésica (36). Finalmente, en el año 2010 se publicó un metaanálisis sobre la efectividad y seguridad de la ozonoterapia para el tratamiento de las hernias discales de cualquier tipo.

Se incluyeron 12 estudios con una muestra total de 8.000 pacientes; las mejorías medias registradas fueron similares a las descritas para discectomía: 3,9 puntos sobre 10 en la escala visual analógica de dolor, 25,7 puntos en la capacidad funcional según el Índice de Discapacidad de Oswestry (ODI) y un 79,7 % de mejoría en los registros de la escala McNab modificada.

Por último, hay que mencionar que queda por demostrar la efectividad de la ozonoterapia en el tratamiento del síndrome de cirugía fallida de espalda, altamente prevalen entre los pacientes operados de columna, y que suele empeorar con las reentradas quirúrgicas.

En estos enfermos se organizan fibrosis por cicatrices epidurales y perineurales, contracturas y espasmos paraespinales y diversas adherencias, cuyo estímulo inflamatorio crónico daría lugar a fenómenos neuroplásticos con sensibilización central y periférica. 

Teóricamente, las propiedades fibrinolíticas, antiinflamatorias y antioxidantes del O2/O3 infiltrado lo harían idóneo para el tratamiento de estos procesos. El equipo del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, de México DF, hapublicado recientemente dos trabajos tratando en cada caso a 30 pacientes. En ambos estudios se aplicó una primera sesión de epidural más paravertebrales seguida de tres sesiones semanales de paravertebrales; se emplearon dosis de 20 ml, a 30 μg/ml en laprimera serie y a 50 μg/ml en lasegunda, pero los tratamientos no pudieron mejorar el dolor de los pacientes (42,43). De todas maneras, dada la envergadura del problema, más estudios, quizás con unos protocolos más extensos, se hacen necesarios a este respecto.

Así, la aplicación de ozono intradiscal y paravertebral actúa en niveles diferentes:
1.- Inhibición de la prostanglandina E2 y de la fosfolipasa A2 (semejante a los esteroides) y otras citocinasproinflamatorias (IL 1, 2, 8. 12, 15, interferón α).
2.- Incrementa la liberación de citocinas inmunosupresoras (IL10, factor B1): analgésico y antiinflamatorio.
3.- Incrementa la microcirculación local, reduce la estasis venosa: efecto analgésico, pues la raíz nerviosa es muy sensible a la hiposa
4.- Presenta efectos directos sobre los mucopolisacáridos y proteoglicanos del núcleo pulposo, lo que se denomina ozonólisis, produciendo una discólisis química con pérdida de agua y deshidratación.

Posteriormente, se produce una degeneración de la matriz, la cual es sustituida por fibras de colágeno, en aproximadamente 5 semanas, y por la formación de nuevas células sanguíneas: reducción del volumen del disco.

En resumen, hay un doble mecanismo de acción del ozono en el Síndrome Compresivo Radicular: por un lado, la deshidratación del material fiscal que disminuiría los factores mecánicos compresivos sobre la raíz y por otro, la interrupción del proceso inflamatorio con efecto antálgico de instalación inmediata.

Un estudio de metaanálisis reciente demuestra que la ozonoterapia es tan eficiente como la cirugía, pero con un índice mucho menor de eventos adversos y también enormes ventajas en cuanto a los costos.

Podemos concluir que la infiltración paravertebral o discólisis percutánea con ozono se muestra como una técnica eficaz y segura en el tratamiento del dolor lumbar.

Ozono y patología degenerativa en grandes articulaciones
Se afirma que el hombre siempre será afectado por la artrosis, ya que esta afección es resultado del envejecimiento, aunque es favorecida por el uso, la sobrecarga, los traumatismos y microtraumas, las deformidades y muchos otros factores a los que está siempre sometido el hombre.

La rodilla es la articulación que se afecta con mayor frecuencia. La degeneración usual con la progresión de la edad está notoriamente acentuada bajo ciertas circunstancias y es en extremo invalidan. 

La artrosis de rodilla es indudablemente una de las afecciones mäs frecuentes en la actualidad a nivel mundial. Se conoce que ya a los 40 años, el 90% de las personas tendrán cambios propios de la edad a veces sin síntomas en las articulaciones que soportan carga y el daño aumentará progresivamente.

a edad predominante comprendida entre los 60 y 69 años, al igual que el sexo femenino, se encontraron similarmente en la bibliografía revisada.

Cuando se valoraron los resultados obtenidos, estos fueron similares a estudios realizados por Escarpanter en 1997, el cual concluyó su estudio con un mayor porcentaje de resultados buenos.

El ozono tiene efectos: antiinflamatorio por actuar directamente sobre las postraglandinas y las peroxidasas; antiálgico por eliminar productos de degradación y fluidifican del líquido sinovial. Si se compara este procedimiento con la infiltración con esteroides que con frecuencia se utiliza en el tratamiento de la artrosis de rodilla, se encuentran múltiples ventajas del ozono intraarticular por ser antiséptico y germicida de amplio espectro y no tener riesgo de infección articular ni contraindicación. Ha sido reportado que el ozono es un modulador de la respuesta biológica, lo que se manifiesta por la tendencia a la normalización de la glucosa y otros metabolitos sanguíneos en los pacientes sometidos a este tratamiento.

Como ya hemos marcado el posible mecanismo de acción del ozono está relacionado con la generación de productos secundarios. Se ha planteado que los compuestos formados como los peróxidos orgánicos, ozónidos, son los que en cantidades adecuadas y controladas ejercen diferentes acciones biológicas que le brindan al ozono un conjunto de propiedades terapéuticas: mejora la oxigenación tisular, modulador inmunológico, modula la liberación de ciertos autacoides, germicida de amplio espectro y regulador metabólico.

Una de las propiedades más importantes que posee el ozono para su empleo en Medicina, es el efecto antioxidante que ejerce mediante la estimulación de las enzimas pertenecientes al sistema antioxidante del organismo.

Al analizar las reacciones desagradables o adversas presentadas, se observó su poca complejidad (dolor inmediato o tardío y fiebre), por lo que se considera un método inocuo. 

Lo más frecuente fue el dolor intenso irradiado a la pierna o al muslo de algunos minutos de duración que desaparecía espontáneamente.

Se infirió que pudo deberse a una aplicación defectuosa de la técnica por inyectarse el gas fuera de la articulación en el espacio periarticular, lo que generalmente sucedió en pacientes obesas en las que el espacio o línea articular era difícil de localizar, o quizás por el abundante panículo adiposo, la aguja en ocasiones no llegó a penetrar en la articulación. Era un dolor relacionado con el volumen aumentado del espacio inyectado.

Aplicación de la ozonoterapia en las enfermedades inmunológicas
El O3 favorece la homeostasis del sistema inmune al normalizar los parámetros que están incrementados y aumentar los que están disminuidos. Los trastornos inmunitarios por defecto (inmunodeficiencias) pueden ser primarios (IDP) y secundarios (IDS). Los pacientes con IDP presentan manifestaciones clínicas comunes entre las que se encuentran infecciones, manifestaciones alérgicas, tumorales y autoinmunes.

Las infecciones en estos enfermos son prolongadas, recurrentes, de localizaciones múltiples, causadas generalmente por organismos de baja patogenicidad, con respuestas inadecuadas a los tratamientos habituales, la aparición de complicaciones y secuelas.

Las infecciones severas, recurrentes y crónicas presentes en las IDP e IDS, suponen un medio ambiente celular hipòxico y por tanto una condición que conduce a un mal funcionamiento de la actividad defensiva leucocitaria (fatiga celular), por fallo en la eliminación de los gérmenes y el ataque a células sanas.

El O3, al aumentar significativamente los niveles de oxígeno en la sangre, no solo durante su administración sino durante largos períodos, pudiera facilitar las condiciones para que la actividad defensiva leucocitaria cumpla su función; además, modula su respuesta y evita autoagresiones.

La célula necesita el oxígeno para vivir pues es necesario para la obtención de la energía. Cuando la célula absorbe el oxígeno, activa el metabolismo celular, lo que incluye una serie de reacciones de oxidación reducción, donde se genera la energía que hace que la célula se mantenga viva.

La mitocondria es esencial en el energético de la célula, se especializa en la síntesis de ATP mediante procesos como la fosforilación oxidativa y el transporte de electrones.

Los efectos biológicos del O3 hay que buscarlos a nivel celular; donde decrece sustancialmente el daño celular por falta de oxigenación, independientemente de la enfermedad subyacente.

La acción inmunológica del O3, dirigida sobre los monocitos y los linfocitos T, hace que sean inducidos a liberar pequeñas cantidades de todas las citrinas y de INF-ã de forma endógena, lo que resulta útil en el tratamiento de las inmunodeficiencias.

Se considera que durante el tratamiento con O3 puede incrementarse la liberación de antagonistas de las citrinas como el FGT-â 1, capaz de suprimir la citotoxicidad autorreactiva, por lo que la inducción de citrinas no sobrepasaría los niveles necesarios una vez que se activen los elementos contrarreguladores.

Es conocido que en el síndrome de inmunodeficiencia adquirida se produce un estrés oxidativo crónico, por lo tanto, el sistema de defensa antioxidante está alterado. Existe también una disminución en los niveles de ácido ascórbico, tocoferoles, carotenos, selenio, superóxido dismutasa y glutatión reducido; una elevación de los niveles de hidroperóxidos y malon-aldehídos y severas afectaciones en la respuesta inflamatoria en la proliferación linfocitaria y la apoptosis. En este síndrome se observó una disminución de la carga viral en más de un tercio e incremento de los valores de linfocitos TCD4+ después de la terapia con O3.

Durante las infecciones crónicas, los procesos defensivos de las células fagocíticas ya no son capaces de destruir las bacterias, por insuficiente formación de H2O2; es a este nivel donde se aprecia la positiva influencia de los peróxidos formados durante el tratamiento con O3.

Como sabemos los mecanismos inmunitarios de las células fagocíticas se dividen en dependientes y no dependientes de 02. En esta fase se produce un alto consumo de oxígeno (estallido respiratorio). Este proceso describe un camino metabólico cuya función es producir un grupo de agentes microbicidas altamente reactivos, mediante la reducción parcial de oxígeno.

El propósito del estallido respiratorio es proveer una serie de agentes oxidativos que pueden ser utilizados por los fagocitos para la destrucción de microorganismos.

Resultados de investigaciones clínicas en niños con deficiencia en la inmunidad mediada por fagocitos, evidenciaron que después de recibir la ozonoterapia por insuflación rectal, mejoró su estado clínico y se incrementó el número de células con capacidad fagocítica normal. 

En las inmunodeficiencias humorales tratadas con ozonoterapia se describen resultados que muestran incrementos de las inmunoglobulinas. Es notable también, que el efecto de estimulación de la inmunidad humoral se mantenga aún en el período de 6 meses posteriores a la finalización de los tratamientos; la tendencia se mantuvo ascendente un año después.

En las enfermedades autoinmunes, los tejidos «diana» son infiltrados por macrófagos, neutrófilos y linfocitos T CD8+, responsables de producir especies reactivas del oxígeno y citocinas proinflamatorias con patrón de respuesta Th1. Las citocinas inhibitorias, del patrón de respuesta Th2, están suprimidas. La terapia más efectiva será la que logre restablecer el balance entre ambos patrones.

La ozonoterapia no puede intervenir sobre las causas primarias de la enfermedad, pero es capaz de revertir el efecto del estrés oxidativo crónico y modular el patrón de citocinas Th1 hacia Th2. Se ha mostrado en investigaciones científicas que el O3 tiene un mecanismo de acción dual: analgésico y antiinflamatorio. En la artritis reumatoide se ha descrito un efecto modulador al aplicar ozonoterapia sintética e intrarticular.

La ozonoterapia intrarticular en las enfermedades reumáticas ha ofrecido ventajas por ser antiséptico, germicida y antinflamatorio.35 Existen reportes en modelos experimentales que el O3 intrarticular disminuye significativamente las citrinas proinflamatorias (IL-1â, IL-6 y FNTa) aumentadas en la artritis reumatoide e induce la interacción inmunológica específica de los sinoviocitos, para retardar la transformación sostenida de los fibroblastos sinoviales hacia la hiperplasia.

Se han obtenido resultados alentadores con la Auto HemoTerapia en otras enfermedades de etiología autoinmune como son: esclerosis múltiple, enfermedad de Crohn, colitis ulcerativa idiomática, fibromialgia y el asma bronquial.

En pacientes con asma bronquial tratados con ozonoterapia por insuflación rectal y AHT, hubo aumento significativo de las pruebas funcionales respiratorias, disminución en los valores de la IgE sérica e incremento de los sistemas antioxidantes de glutatión eritrocitario

Modalidades de Administración

Las principales indicaciones clínicas del ozono

Una de las ventajas que presenta la ozonoterapia es la posibilidad de administrarlo por diversas vías:

APLICACIÓN LOCAL

INSUFLACIÓN RECTAL

INTRAARTICULAR

INTRAMUSCULAR

INTRA ARTERIAL.

PEQUEÑA AUTO HEMO TRANSFUSIÓN

PEQUEÑA AUTO HEMO TRANSFUSIÓN

SUEROS OZONOZADOS ENDE VENOSOS

BOLSAS DE INSUFLACIÓN

CÁPSULAS ODONTOLÓGICAS

AGUA OZONIZADA

ACEITES OZONIZADOS

CREMAS OZONIZADAS

ESPECIALIDAD

Dermatologia

 

Medicina Interna

 

 

Nefrología / Dialisis


Neurología


Odontología

 

Reumatología Ortopedia

 


Angiología

 


Ginecología





Inmunología

PATOLOGIA

Herpes zoster y Simples, Acnè,
Eczema, Lipodistrofia(celulitis),
Micosis, Psoriasis, Dermatitis at

Hepatitis, diabetes sacarina,
aterosclerosis, asma, bronquitis
crònica, gastritis, ulcera gàstrica,
enfermedad de Crohn,
estreñimiento crònico,
hipotiroidismo

Adyuvante en el tratamiento de
patologías isquèmico-metabòlicas.

Migraña, depresiòn, cefalea vasomotora,
trastornos neurovasculares.

Tratamiento de caries, desinfección
de cavidades durante la cirugía y
post-operatoria, periodontitis, aftas.

Conflictos disco-radiculares, hernia
discal, reumatismo articular,
lumbalgia, artrosis, artropatía,
periartritis, artritis reumatoide.

Angiologìa Insuficiencia venosa, ùlcera diabètica, coronariopatias, gangrena, ùlcera postflebìtica, vasculopatias perisfèrica.

Infecciones bacterianas, por protozoos o micosis,
bartolinitis, vaginitis, menopausia, inflamación
pèlvica crònica, infertilidad.

Inmunomodulador, trastornos autoinmunes,
adyuvante en los tratamientos con radiaciones
y en las inmunodeficiencias

Avances: Minerales Quelados

Avances: Minerales Quelados

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Avances: Minerales Quelados Quelado significa que un mineral está firmemente unido…
Avances: Suplementos ortomoleculares

Avances: Suplementos ortomoleculares

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Avances: Los suplementos ortomoleculares para el cuidado de la vista Los…
Avances: El Cono Marino

Avances: El Cono Marino

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita N-Acetilcisteina Una pequeña proteína extraída del veneno del cono marino parece…
N-Acetilcisteina

N-Acetilcisteina

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita N-Acetilcisteina La Hormona de crecimiento GH es una de las hormonas…
GH Hormona de Crecimiento

GH Hormona de Crecimiento

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita GH Hormona de Crecimiento La Hormona de crecimiento GH es una…
Intestino Hiperpermeable

Intestino Hiperpermeable

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Intestino Hiperpermeable El intestino hiperpermeable es un sindrome patologíco en la…
Detoxificación iónica

Detoxificación iónica

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Detoxificación iónica La detoxificación iónica es una de las técnicas que…
La Graviola

La Graviola

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita La Graviola La Graviola, planta milagrosa La guanábana o la fruta…
La Clorofila

La Clorofila

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita La Clorofila El poder de la Naturaleza para el beneficio de…
El Colágeno

El Colágeno

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita El Colágeno  •Tipo I: Está presente sobre todo en los huesos,…
Neurogénesis

Neurogénesis

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Neurogénesis Hasta la década de los 60, se creía que las…
Probióticos

Probióticos

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Probióticos Los probióticos son aquellos microorganismos vivos que, al ser agregados…
Ozonoterapia

Ozonoterapia

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Ozonoterapia Es evidente que la ozonoterapia resulta ser a la luz…
Hipoclorhidria

Hipoclorhidria

Revista Ortomolecular El mensaje de las células Concerta cita Hipoclorhidria El ácido clorhídrico es un componente importante que ayuda en…